El trabajo que Tulancingo cultural realiza es voluntario,

El trabajo que Tulancingo cultural realiza es voluntario

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Tulancingo cultural cumplió 11 años



Tulancingo cultural cumplió 11 años

 

El 11 de abril, Tulancingo cultural cumplió 11 años.

En 2005, nació esta publicación, con toda la ignorancia, si gustan –si otros lo estaban haciendo ¿por qué no?–, y así fue creciendo, entre tropiezos, errores, lamentaciones, descuidos, desconocimiento y mucho aprendizaje. Esta página creció y si no para muchos, para algunos se volvió imprescindible, leída o al menos hojeada, y en un sinnúmero de lugares de Latinoamérica y el mundo. Con miras a no ser exclusivo del municipio y el estado, lo planteé, en un principio, para la localidad únicamente, en un experimento para aprender e ir viendo cómo funcionaría al ir abriéndolo a otros estados, porque ¡eso es lo que nos ofrece la internet! y se convirtió en una revista no exclusiva de esta región sino de aquel que busque ser publicado y promovido, en un apoyo de promoción al arte y la cultura, sobre todo de aquellos que carecen de los medios, del reconocimiento necesario por parte de las “élites” culturales para ser publicado, porque así nació Tulancingo cultural, con ese objetivo principal, promover a artistas, escritores y actividades culturales que no alcanzan a las élites las cuales suelen discriminar, sobre todo a los que no tienen un amigo, un tío o un progenitor en esas élites que los avale, élites que, concentradas en la capital del país, se hacen menos alcanzables. Ésta es la libertad que nos dio internet, donde los supuestos academicismos, la "contactocracia" y el elitismo se diluyen, donde los premios arreglados son innecesarios para ser leído.

Es lo que nos ofrece la internet, pero su principal virtud: los vínculos de hipertexto, este subrayado que como alfombras mágicas nos llevan a otras ideas, a otros conocimientos, porque eso es el saber, vincular el todo por el todo, ver cómo cada cosa se une con todas sus partes y cada una de ellas se unen entre sí, ésa es la fabulosa magia de la internet, la “contemplación” de la que hablaron los filósofos de la antigüedad, pases mágicos que, a manera de despedida, el siglo XX nos regaló y que nos facilitan ese ejercicio hoy día.

Sin embargo, junto con esas virtudes, acercar a otros información que muy probablemente no verían ni de casualidad, no debemos ignorar los defectos, copiar y pegar con un clic propicia los errores, esta cualidad de "iluminar y desaparecer" o aparecer, de subir y bajar información con tal facilidad propicia comentar al descuido sin detenerse lo suficiente a reflexionar o a revisar, facilita la reedición –y obviar las reediciones–, el plagio, el engaño, la difamación, los famosos “bots”, el hackeo y las estratagemas de robo y daño de información, lo cual, no obstante, con la fluidez de la información, el "piensa-rápido" en que esta fluidez atrapa, la intermitencia de las imágenes y la práctica en el uso de estas tecnologías, hacen creer en la posibilidad de adquirir el criterio necesario para determinar cuándo dudar y qué leer... porque la credibilidad sí hay que ganársela.

Sé un poco de la crítica que se le ha hecho a esta publicación, pero nunca faltan los críticos. Mis objetivos son muy claros. ¿Los colores? ah, son muy divertidos, ¡es lo que da la internet! sin costo adicional… así fue concebida la página, me atrevo a decir que por mera intuición o por una concepción muy particular. Quizás muy aventurada, pero cuando alguien me sugirió que rehiciera en color los dibujos de la colección “México se pinta solo”, lo cual me atrajo en un principio y de hecho comencé a trabajar alguno al óleo, concluí que los quería en blanco y negro porque mi intención en ellos es transmitir ideas y observé que el color las alteraba, de igual modo decidí lo contrario para esta página. Y sobre las demás críticas, como dije antes, los conceptos son muy claros.

Con todo –errores, lamentaciones, desconocimiento, descuidos, olvidos que espero disculpen, y mucho aprendizaje–, en una labor que realiza una sola persona, sin lecturas de revisión, como se suele tener en las ediciones formales, y sin goce de sueldo, Tulancingo cultural ha crecido y cumple su objetivo.

Festejo llegar a este 11º aniversario.

(... ¡OOONCEEEEEEE!!!!!)



Cristina de la Concha

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada